En medio del silencio…

En medio del silencio, surgen las dudas, las inseguridades, la esperanza y la decepción.

No sé si llegaré a entender todas las disputas de todo un pueblo, o tan solo de lo que queda de él, porque al fin y al cabo desde hace siglos que somos la mezcla de todas las personas que habitan en este mundo, y en el que resulta tan difícil de convivir, de aceptar, de valorar…

Tal vez dentro de unos años cuando alcance la madurez, o simplemente los años que se van apilotonando en mi cuerpo, porque veo tantas personas con ya unos cuantos años de edad y no parecen las más maduras precisamente; tal vez cuando deje de discutir conmigo misma por qué he nacido en tan necia y egoísta sociedad, tal vez cuando deje en mi lecho mi último aliento comprenda cada una de las pequeñas y grandes discusiones que cada día escucho en todas partes. Más información

Anuncios

Llamas de fuego

img-20170713-wa0000.jpg
Roses, 13 de julio de 2017

 

Y recordaremos, en aquel reflejo de la luz del sol en un atardecer como llamas de fuego, aquellos maravillosos días de nuestro principio, de un comienzo, de una nueva etapa.

Y como este sol cristalino, me dejo llevar con las olas del mar hacia una nueva realidad, una realidad que me regalas en cada nuevo abrir de ojos.

Tal vez no sea el mar el manto que me protege, si no tus brazos rodeando mi cuerpo, tal vez no sean ya las estrellas a quien busque en la noche profunde sino tus ojos azules.

Y como siempre, agradecida antes las nuevas oportunidades, que no sé por qué, me regala la vida, el destino, el azar.

El gran final X

  • ¿Y ahora qué? – preguntó un joven a otro mientras contemplaban la Tierra como poco a poco iba siendo engullida por una fuerza superior que ningún terrícola podía explicar con palabras -. Ellos nos han salvado, pero no nos pueden devolver nuestra casa.
  • Tal vez debamos empezar de nuevo en otro lugar – dijo el otro joven que miraba a la gente a su alrededor con los ojos llenos de lágrimas, lágrimas al mirar más allá de su vida, observar con detenimiento como finalmente la Tierra no era un lugar seguro-. Puede que nos lleven a otro planeta habitable…
  • ¿Para qué? Damos pena, el ser humano es despreciable….
  • ¿Por qué dices eso? Que algunos sean escoria no significa que tú y yo, y muchas de estas personas lo seamos, si estamos aquí y no allí ardiendo es porque tal vez merezcamos una nueva oportunidad… no te sientas culpable de lo que no has hecho…
  • Pero no entiendo porque somos tan pocos… En fin, me refiero, en la Tierra éramos millones y solo veo algunas naves… no debe haber ni un tercio… -comentó mientras miraba por las ventas las otras cinco naves de un tamaño considerable, pero no lo suficiente para toda la especie humana-.
  • No lo sé, tal vez nos lo expliquen…

Más información

El gran final IX

  • Nos vamos de paseo!! – Gritó Casandra mientras cogía los collares y abrigos de sus perritas-. ¿Me acompañas hoy?
  • Si, si quieres si – le contestó su hermana desde el salón-. Ya anochecido, cada vez más pronto. Deberías de ponerles ya los abriguitos, empieza a hacer más frio.
  • Si, si… -mientras ponía el collar a la mayor de las dos perritas- ¡Venga, que hoy la tata nos acompaña, has visto que bien! –le decía con voz alegre a su perrita-
  • Nos vamos de paseo! Hasta ahora! –gritó mientras salían por la puerta- Jolines, pues si que hace frío! – se quejó calle arriba-.
  • Y continuaran bajando las temperaturas, ¿por dónde quieres ir? ¿Vamos hasta la estación?
  • Si, mejor a la estación, se ven mejor las estrellas desde allí –contestó Casandra, después de un rato en silencio cuando ya llegaron a la estación gritó asustada- ¡Ai, Dios!, ¿pero que es eso?
  • Madre mía!!! ¿Esa es la Luna? ¿Y ese otro planeta? – dijo su hermana-.
  • Están demasiado cerca –los veían tan cerca que ocupaban parte del cielo- ¿Y ahora qué? Se van a estrellar, ¿nos chocaremos?

Más información

Final de curso

Aunque parezca mentira se ha acabado el curso (solo queda una semana y dos días), los alumnos vuelven a sus casas para disfrutar del verano que tanto desamos todos.

Empecé el curso ya con el deseo de acabarlo, las expectativas de que pudiera ser un buen curso se redujeron​ en cenizas en cuanto supe el tipo de alumnos que iba a tener. Y es que no es nada fácil trabajar con pluridiscapacitados. Cierto es, que sólo quién llega a trabajar en un colegio de educación especial y los familiares de los alumnos saben realmente que es una persona con pluridiscapacidad. 

Y el caso es, que ahora que por fin me he despedido de ellos (sin saber si estaré o no en el mismo colegio) tengo una sensación extraña, además de las ganas de llorar, supongo por el cansancio físico y emocional acumulado a lo largo del curso. Una sensación que no tiene palabras, porque ni siquiera sé realmente qué es lo que siento. 

Nunca llegué a imaginar lo difícil que sería estar 8 horas diarias con alumnos con esas características. Y como me han dicho a lo largo del curso, no todo el mundo puede estar en una clase así.
Me despido de este curso 2016/2017 con un sabor amargo, espeso y cargado de emociones contradictorias. Solo el futuro sabrá qué hallaré en septiembre. Que sea lo que tenga que ser. 

En mil pedazos…

Te espero. Tú, mi luna.:
Imagen de Pinterest

Nunca sabes cuando el llanto reprimido romperá en mil pedazos, ni cómo, ni dónde, ni siquiera cual es la excusa perfecta para desentonar las lágrimas acumuladas en un rincón donde empiezan a rodear el corazón. Las lágrimas abrazan desconsoladamente el corazón, se aferran a él, como una niña que se acurruca en su cama con su almohada entre sus brazos….

Nunca sé cuándo mi corazón explotará, y no sé cómo está ya por dentro, cuantos agujeros quedan ahora por cubrir, o si por el contrario son rasguños a los que curar con un poco de paciencia, aceptación y amor, con otro poco de visión de futuro, de optimismo, de mirar más allá de esas vidas tangibles tan terriblemente desoladoras y fijarse en las que brotando de vida te llenan de amor y alegría, que gracias a esas risas encantadoras, esos ojitos pequeñitos sabes que hay esperanza y futuro… Más información

Preguntas

Una pregunta. Una mirada. Un pensamiento. Un suspiro.

Una respuesta. Un silencio. Una huida. Un lamento.

 

Un corazón. Una herida. Una decepción. Esperanza. Orgullo. Maldito.

El egoísmo. El humano. La espera. El don. El capricho. El deseo.

 

El refugio. El hogar. La llama. El consuelo. Un abrazo.

Un camino. Un encuentro. Un desencadenamiento. Un naufragio.

 

El alcohol. La desinhibición. El miedo. La aceptación. El rechazo. Las risas.

Las fiestas. Los compromisos. Las amistades. Las traiciones. Los rencores. Los malditos rencores.

Más información

Escalón tras escalón

Kynthia kijkt uit over de Koningstad Etamin:
Imagen de Pinterest 

Escalón tras escalón fue colocándose en posición.

Sin prisa, midiendo las justas necesarias para que el corazón no sufriera más que las mareas primerizas de las primeras impresiones del cambio que le producía elevar un paso hacia delante en su empinada colina.

E incluso con medidas ajustadas, las mareas eran fuertes… y algunas veces destructivas… con el tiempo comprendió que a pesar que la palabra destruir no era su favorita supo que quitaba de encima más y más elementos que le impedían ser la esencia que guardaba dentro, y siendo destrucción, también construía su personalidad… más bien la sacaba de los escombros tras la marea.

Paso a paso, escalón tras escalón, se dio cuenta de que quien era en realidad, y a veces le daba la sensación que era un conjunto de miedos, inseguridades, imposiciones de carácter,  de cada una de las personas que la rodeaban día a día, e incluso -con el corazón dolorido por el descubrimiento -de la persona que más quería hasta entonces, aquella que la trajo al mundo. Más información

Feliç Sant Jordi!!

 

IMG-20170423-WA0026

 

Per tots aquells cors que tremolen d’amor amb la persona que més s’estima i que la fa sentir única.

Per tots aquells cors que s’esvaeixen en tantes histories amagades sota unes pagines repletes de lletres.

Per tots aquests cors, que tancant els ulls, inspiren el perfum d’una de les flors més maques que hi ha al món, i que en un dia especial com avui, omplen els carrers amb la seva sencilla que a l’hora preciosa presencia, les meves estimades roses roges.  Más información