Fuego, fuego abrasador

4/8/19 Fuego, soy un fuego abrasador. Fuego, soy un fuego demoledor. Fuego. Fuego. Todo arde dentro de mí y caen las cenizas como los recuerdos. Todo arde, y grito. Todo se quema, y lloro.

¿Dónde quedarán…?

¿Dónde quedarán mis suspiros? -con los tuyos- ¿Dónde quedarán las lágrimas? -una vez enterradas- ¿Dónde quedarán las sonrisas? -una vez ya no estés- ¿Dónde permanecerá tu recuerdo? -cuando te hayas ido-

Caos

¿Hasta van y de dónde llegan nuestros pensamientos? Ni principio ni final, todo es un cumulo de sentimientos que se retuercen entre si, unos con otros, se balancean y se ríen de ti.

Viejas cicatrices

Huyo descalza entre viejas cicatrices que estaban demasiado tapadas por miles y miles de telarañas. Corro sin mirar, gritando y ahogándome en mi desconsuelo y sinrazón. He dejado de entender nada. Tal vez debería desistir mi insistencia en encontrar el porque de todo.

Cors errants

  El cor empedrat cec d’amor lluny de la superposicions de capes, d’una realitat envers l’altra, de la consciencia a la imaginació creada una ficció errant.

Perdida en tus brazos

Déjame que me pierda entre tus brazos, en tu suave piel que me acaricia en esta noche de verano. Déjame que me pierda en tus miradas azules como los mares que me abrazan en sus mañanas llenas de luz como la tuya. Deja que lentamente me olvide del tiempo y espacio que hay entre nosotros…

Komorebi

Komorebi, palabra japonesa que no tiene traducción al español que significa el efecto de la luz filtrandose entre las hojas de los arboles.

Mala memoria

Para ser feliz hay que tener mala memoria. Hay que ser olvidadizo, quizás un poco ingenua, o quizás un poco dramático. Para ser feliz hay que saber aceptar los motivos, los hay o no, por los cuales alguien nos hizo daño. Hay que entender que, a veces, las razones simplemente son preguntas abiertas que no…