APOLO Y SOFÍA

Resultado de imagen de amanecer playa
Imagen de Google

 

Las primeras nubes despertaban en tonos anaranjados para acompañar el despliegue de Apolo entre las aguas azul turquesa. Las gaviotas surcaban los cielos mientras graznaban dando banda sonora al amanecer que nacía.

Desde la orilla una muchacha con un vestido de verano en tonos amarillos y naranjas no se perdía detalle de aquel momento espectacular con el que captaría con su cámara naranja que  le había regalado su abuela.

De repente ocurrió un hecho que nadie pudiera creer y solo lo haría estando presente, pues aquel que hasta entonces solo era una estrella emergiendo de las aguas, tomó forma humana. Y Sofía estaba allí para contemplar lo inimaginable. Sigue leyendo “APOLO Y SOFÍA”

Anuncios

Mi abuela

Día de la madre regalo idea grande impresión de por claudiatremblay
Pinterest

De pequeña mi abuela nos contaba muchas historias, sobre todo de espíritus. Recuerdo que yo tenía siete años y mi hermana pequeña cuatro cuando nos empezó a hablar de los espíritus del bosque, los del agua, los del cielo y los más importantes de todo: los espíritus de las estrellas.

Cada noche mi abuela se sentaba en mi cama y le decía a Ana:

  • ¡Ven, corre, Ana! hoy he recordado la historia de mi abuela, que se convirtió en un espíritu de las estrellas.

Y nos contaba una historia diferente sobre personas que ella había conocido, su prima Sofia, su tía Dora, su tatarabuela Fina, y la que siempre nos explicaba justo antes de cerrar nosotras los ojos, era la de su madre que se convirtió en un espíritu del bosque. Sigue leyendo “Mi abuela”

Les escales

Charcoal sketch
Pinterest

DECLARACIÓ  DE L’ANA AL DIRECTOR DE L’INSTITUT

Doncs estava a punt de baixar les escales quan algú em va donar una empenta. No sé qui va ser ben bé, però crec que o va ser el Joan o el Quim, perquè quan vaig sortir de la classe els vaig sentir darrera meu com anaven parlant. Què deien? No sé, no se si parlaven de mi… Quina relació tenim?  Cap ni una, només fan que molestar i ficar-se en mi i amb uns quants, com cada dia, sempre són els mateixos, el Joan, el Quim, la Marta i el Guillem, qui sap, potser va ser la Marta, l’altre dia em va cridar que un dia d’aquest a vere si queia per trencar-me aquesta cara tan horrorosa que tinc. Si, això em va dir. Des de que anem a parvulari que em te mania. Tenim 15 anys i no ha canviat gens. Si hi havia algú que ho hagi vist? Doncs era canvi de hora, així que pel passadís hi havia força xivarri, la Noa i la Mireia ja estaven baixant les escales quan vaig caure, potser elles han vist alguna cosa. Que com estic? Ma mare diu que potser em canvia d’institut, que només em faltava anar amb collarí a l’insti sabent que hi ha algú que m’ha tirat de dalt a baix, després de les amenaces pel face…Puc marxar ja? Ma mare em ve a recollir abans, que tenim visita al metge per veure com tinc el coll.

Sigue leyendo “Les escales”

Un dia a l’institut

@mariaspiirina
Pinterest

Entraven en massa els adolescents a l’interior de l’institut. La Marta duia la seva motxilla i es mirava les sabates mentre les seves companyes passaven pel seu costat. Un cop a l’aula va seure mentre començava a treure l’estoig i els llibres de matemàtiques.

  • Bon dia! – va entrar la professora a l’aula, va deixar la cartera i va començar a donar la classe.

Unes noies van començar a escriure en trossets de paper. La Marta se les mirava de reüll. El Joel li va passar una nota. Sigue leyendo “Un dia a l’institut”

El baile

824a534ee30be0eb3f17af0948f54378
Pinterest

En casa de los Fairfox hacían los preparativos para el baile de aquella misma noche. La señora Fairfox correteaba para allí y para allá indicando donde quería cada cosa, mientras que el señor Fairfox leía las últimas cartas recibidas a la mansión. Al parecer la señorita Wood no podría asistir al baile debido a un terrible catarro, lo cual entristeció al señor Fairfox. Sin duda era una pena, pues era una señorita encantadora y una gran compañía. Sigue leyendo “El baile”

La última bala

fbb6a48616317f8269b3b2011521835d
Pinterest

Tú, que mirabas como la oscuridad os engullía. Tú, que contemplabas como un pedazo de Tierra se transformaba en un infierno. Y recordabas los ojos marrones color tierra de tu mujer, vuestro último abrazo en el portal, pensaste al decir ese ansiado te quiero por el miedo a no volveros a ver.

Recordabas el primer apretón de manos con tu general, las risas con tus compañeros y las pesadillas por las noches, mientras sudabas.

Sigue leyendo “La última bala”

Discusiones

9869520ce8e3b13f8d2ff3c150780bdf
Pinterest

La miré con cautela. Parecía entre nerviosa y apagada, triste, ni aquí ni allí.

Se movía por la sala. Con el teléfono en la mano. Esperando. Y esperaba sin decir nada. ¿Para qué me había pedido que fuera entonces? ¿Qué hacía yo allí exactamente? Siempre hacia lo mismo. Ser el centro de atención. Ella tenía que ser la protagonista de la peli, y yo una simple observadora. Sigue leyendo “Discusiones”

Un nou camí

d20de513cf79838e6ac4aea4a7b9aa59
Pinterest

 

Ja portava uns quants anys, no sé ni quants, que vivia en un petit planeta llunyà a la Via Làctia quan la meva tranquil·litat decaigué precipitosament el dia en que tornaren aquells homenets que es creien salvadors de la Terra.

Jo era a l’hort recollint uns preciosos tomàquets, quan la meva desenvolupada oïda, arran de viure en un planeta on era l’únic habitant, detectà un soroll suau, constant, però anormal. El primer que vaig pensar va ser que deurien ser ovnis d’altres galàxies, però també m’havien promès que ningú sabia que jo seria en aquell diminut planeta. Sigue leyendo “Un nou camí”

Mentiras piadosas

 

2f399bbe2ea7de934ff8943987c8384b
Pinterest

 

Puesta en escena.
La chica se acerca sigilosamente con mirada penetrante.
Sonríe con una mueca picara.
Con sus labios pintados, su rojo sangre.
La mira de arriba abajo tras sus gafas de sol.

Ella espera impaciente a alguien que tal vez nunca aparezca.
Lleva una carpeta repleta de dibujos suyos. La agarra con fuerza.
Mira el suelo fijamente, ciegamente.
De vez en cuando respira con la boca, cuanto más aire mejor.

Se acerca tanto que la tiene de frente.
Le tira el humo de una bocanada.
Se le acerca tanto que sus ojos se le clavan como un cuchillo en la piel.
Una serpiente a punto de engullir un ratón.
“Él no va a venir.”
Rio en una carcajada.
Engulló su tragedia en una calada.
“¿De verdad creías que iba a venir?”
De nuevo la risa malévola.
“Y dime, ¿quién creías que iba a venir, tu primo?”
Tiro el cigarrillo al suelo y mientras lo aplastaba con la punta de sus Vans, acabó:
“Eres la puta mierda personificada”.

Sigue leyendo “Mentiras piadosas”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑