Fuego

433cd2e90af88f7038603badb47b79ce
Pinterest

 

Un fuego que lamía tu alma lentamente, despacio y sin cuidado.

El fuego de unos ojos despiadados, el fuego de alguien que sin miramientos intentaba descargar su ira contra tu vulnerabilidad. Cómo sacarse de la cabeza esa ira, ese odio, ese fuego abrasador. Cómo lidiar con algo alieno a ti pero que te hace añicos.

Te sentías como si no fueras de este planeta, ¿acaso eras humana? Te preguntabas. El tiempo de toda una vida pero que a veces parecía impasible, como si nunca llegara a avanzar. Sentías que eras un ser de otro planeta y que habías caído de otra dimensión.

Y cada vez que te cruzabas con esos ojos, esos ojos llenos de crueldad, te hacías más y más pequeña. Sus palabras llenas de desprecio, sus mentiras y su soberbia se te clavaban como un cuchillo en el pecho. Y no veías entonces que ellos mismos eran su propio veneno.

Necesitabas gritar. Pero ya no sabías quien gritaba hoy libertad, si los ciegos o los mudos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s