El gran final X

  • ¿Y ahora qué? – preguntó un joven a otro mientras contemplaban la Tierra como poco a poco iba siendo engullida por una fuerza superior que ningún terrícola podía explicar con palabras -. Ellos nos han salvado, pero no nos pueden devolver nuestra casa.
  • Tal vez debamos empezar de nuevo en otro lugar – dijo el otro joven que miraba a la gente a su alrededor con los ojos llenos de lágrimas, lágrimas al mirar más allá de su vida, observar con detenimiento como finalmente la Tierra no era un lugar seguro-. Puede que nos lleven a otro planeta habitable…
  • ¿Para qué? Damos pena, el ser humano es despreciable….
  • ¿Por qué dices eso? Que algunos sean escoria no significa que tú y yo, y muchas de estas personas lo seamos, si estamos aquí y no allí ardiendo es porque tal vez merezcamos una nueva oportunidad… no te sientas culpable de lo que no has hecho…
  • Pero no entiendo porque somos tan pocos… En fin, me refiero, en la Tierra éramos millones y solo veo algunas naves… no debe haber ni un tercio… -comentó mientras miraba por las ventas las otras cinco naves de un tamaño considerable, pero no lo suficiente para toda la especie humana-.
  • No lo sé, tal vez nos lo expliquen…

  • OH, dios mío!!!! – gritó repentinamente, todos a su alrededor gritaban, una última explosión en la tierra dejo añicos el planeta- Ha quedado reducida en restos… parece basura flotando por el espacio…. ¿Cómo es posible?
  • …. No lo sé… es tan desolador…. Tan triste… – dijo el joven apartando la mirada de la ventana –. Necesito un poco de agua…
  • Vale – fue lo único que le salió de la boca seca al chico mientras veía como se alejaba entre la gente llena pánico en sus caras-. Yo me quedaré aquí un rato más, viendo el final de la Tierra… – dijo con la mirada perdida en el humo negro que emanaba la Tierra-. Al final tenían razón, y el apocalipsis ha llegado… ¿Y ahora qué?

(Y lentamente la nave fue alejándose de la Tierra. Los terrícolas en las naves tenían muchas preguntas, pero tendrían que esperar a las respuestas, primero debían de aposentar todo lo que habían vivido en las últimas horas. Puede que las generaciones posteriores tuvieron un pequeño lugar en su memoria la vida de sus antepasados en aquel lugar llamado planeta Tierra.)

FIN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: